Déjame ser, déjame estar.

Es el momento perfecto para ver lo que traigo, lo que llevo, déjame estar. Vibro cual péndulo de pared.. por inercia, la misma que me ha traído donde estoy.

Y es perfecta, porque ahora puedo verla, ahora sé que es inercia, y quiero dejarla estar, quiero dejarme ser lo que me trajo hasta aquí.

Observar el momento justo para calibrar una nueva vibración. Será un mañana o un largo año lo que separará el momento de dejar de observarme y estar lista para retomar el sonido que hago al vibrar intenso.

Igual vuelvo a silenciarme, es mejor un silencio perfecto que un sonoro golpe.

Calmar mis ganas de ruido y dejarme ser, dejarme estar… eso haré esta noche.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies