Creí que esto de la educación iba de ti, creí que encontraría las claves para que no tuvieses rabietas, para que no montaras pollos en medio de la calle, creí que había una formula mágica para que me atendieras, estuvieses sentada y callada cuando la ocasión lo requiriese, creí que encontaría la formula mágica para no gritar, para no desesperame por las mañanas, creí que educarte era lo mejor que podía hacer por las dos.

Quería elegir un buen camino, no quería ser la madre estricta, quería leer sobre nuevos paradigmas de educación, quería educar sin el autorizo y mando, y entonces se cruzó en mi camino, la educación positiva, la educación montessori… y mientras lo que leía tenía todo el sentido del mundo, empecé a entender que había puesto el foco en la persona equivocada… ahora ya no eras tú a la que había que educar… ahora el foco cambio de dirección y se volvió para iluminarme, podría decir que para alumbrar mi camino… ahora a la que había que educar era a mi. Sí, a mi!!

Y desde entonces quiero llevar un gran cartel en el pecho que ponga…

“Mundo, esto, la educación, no va de ellos, va de nosotros”

Solía decir… ayss mi hija, que mal ratos me hace pasar, que mala niña, tengo una hija desobediente, no me hace caso a nada, no me escucha, me monta pollos, me irrita, y a veces mi ira llegaba hasta extremos incomensurables. Ayss mi hija, aprenderé a educarla, desde el respeto pero aprenderé a educarla.

Ese era mi discurso, un discurso que sólo tenía una protagonista, mi hija, a la que debía educar.

Ahora entendí que mi hija vino al mundo para ser mi mejor espejo, que las cosas que más me irritan, son mis heridas por sanar, que no es ella quien me cabrea, que no es ella quien produce mi ira, que ella vino al mundo para mostrarme mis sombras, mis debilidades, lo que me enoja, lo que me llena de ira, mis patrones aprendidos, mi vena paternalista, que también la tengo, lecciones aprendidas de toda una vida que a veces pesan y que no soy consciente de ellas hasta que mi hija, las pone frente a mi.

Puede que ya supieses lo que te conté, o puede que como yo, ahora seas más consciente de ello que nunca.

Y no se trata de ser la madre perfecta, no, esto no va de eso, ser malamadre 😉 es compaginable con mirarte, con poner el foco en ti, con cuidarte, con entenderte, entender tus patrones de conducta, tus limitaciones, revisar tus valores, esto va de conocerte mejor, esto va de desaprender para aprender otra manera de mirar el mundo, que si yo estoy bien, trasmitiré mejor mi mensaje, que si soy más consciente de mi, entenderé porque me duele tu comportamiento…

Esto, adultos del mundo, va de nosotros…..ellos son perfectos….

El ejemplo no sólo es la mejor forma de influir en los demás, es la única. Albert Einstein

¿Y tú pusiste ya el foco apuntando al lugar correcto? ¿o aún sigues enfocado en ellos?

Escríbeme, me encantará leerte, sabré que estás ahí leyéndome y me ayudará a seguir. Gracias 😉

Esto no va de ser perfectos, la imperfección también inspira

12 comentarios en “Tu educación tiene más que ver conmigo que contigo, hija…”

  1. Gracias, maestra de las palabras🙏
    Todavía se me escapan algunas cosillas con mis hijos, pero soy consciente de ello y así puedo corregirlo 😘

  2. Cada día aprendo algo de mis hijos.
    Mi educación está basada en el tú a tú ,
    En el ❤️🌈❤️
    Gracias por iluminar mi sendero con tus escritos, 🌈Gracias 🌈🌈😘🌈🌈🌈

    1. Mari Luz!! Gracias, tu foco lleva mucho tiempo ilumninandonos! Gracias por esa pasión que le pones a la vida, el brillo de tus ojos siempre lo refleja.

  3. Sublime Susana, me has llegado del todo. No solo con los hijos se puede aplicar esto, sino a todas las personas más cercanas a nosotros mismos. El foco, como bien dices, siempre dirigido a nosotros para iluminarnos y entender.

    1. Woww Pilar, gracias, gracias! Gracias por ser un impulso con cada una de tus palabras, gracias por ser ejemplo y por soñar alto e invitarme a hacerlo a mi también!!!

  4. Susana, que valiente has sido con esta declaración que escribes y que honesta. Toda una lección. Tu escrito me inspira mucho y me muestra el camino a seguir. Gracias gran luciérnaga por iluminar mis sombras. 😉

    1. Gracias María!! Valiente? No se… solo expreso lo que descubrí y me sirve para afianzarlo poniéndolo por escrito. Tu eres inspiración para mí cada día. Gracias a ti!!;)

  5. Hola Maestra: gracias por ponerle palabras a verdades que salvarán el mundo. Sin esa perspectiva, no hay esperanza y es transmitirla es un deber. Todos los días practico en ser ejemplo (no todo los días me sale…) pero verles como mi espejo, mirarme en sus frustraciones en lugar de negarlas, hace que la tarea de ser MADRE sea cade vez más apasionante. Qué bonito lo explicas. ¡Sigue! Besazo

    1. Gracias Elvira!! Tu eres el mejor ejemplo de una educación así. Gracias por tus palabras, mi recorrido aún es largo, ando como tú en el camino, espero que encontremos muchas más familias que nos acompañen. Un besazo preciosa!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies